Bahamas, felicidad adentro y afuera de la arena

La aventura será en 2017, pero la selección de Bahamas ya empieza a palpitar la emoción de la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA, que tendrá lugar sobre la arena de Nassau entre el 27 de abril y el 7 de mayo del próximo año.

En mitad de una gira de preparación por Europa, The Baha Boyz hicieron un espacio en su apretada agenda para visitar la Home of FIFA, practicar y posteriormente charlar en exclusiva con FIFA.com sobre la competición que se avecina en su país.

Entre sonrisas y sueños por cumplir “Es el sueño de todos los jugadores el poder estar en una Copa Mundial”, comenta Gavin Christie, capitán y defensor, quien no duda en abrir la charla con sinceridad. “Va a ser muy emotivo para todos los jugadores, pero también nos dará mucha emoción el jugar por nuestro país. Será una gran ventaja para los que estén en la cancha contar y sentir a la gente”, completa luego del entrenamiento en Zúrich, el jugador de 34 años del Cavalier FC.

La emoción es doble: participar en una Copa Mundial y jugar en casa. “Estoy muy emocionado porque será en nuestro país; así que tenemos que darlo todo por nosotros y por la nación”, apunta el atacante Lesly St Fleur, de 27 años. Mientras que el defensor Kyle Williams, de 28, agrega: “Es una de esas oportunidades que sólo se dan una vez en la vida”, opina el jugador del Bears FC.

Bahamas participará por primera vez en una Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA. Pero, a pesar de esto, el historial de varios de sus jugadores en el fútbol once y la larga preparación que están teniendo, hace que no se sientan pequeños frente a otros equipos con más historia. “Nosotros jugamos profesionalmente, así que estamos preparados para jugar contra los equipos de nivel alto. Estaremos listos”, reflexiona St Fleur, quien desde el 2012 pertenece al Montego Bay United de Jamaica.

Pero los objetivos no sólo están en la arena, sino también afuera, buscando enseñarle al mundo el gran país en el que viven. “Será maravilloso que un montón de países vengan a nuestro país y prueben un poco de lo que es Bahamas. La comida, la cultura...”, sostiene Williams. Al tiempo que Christie completa: “Bahamas es un lugar hermoso de música y fútbol playa”.

Sin embargo, todo este espectáculo y cálida bienvenida quedaría redondeado si el 7 de mayo el trofeo se queda en casa. Así que la ambición es grande. “Esperamos ser los campeones”, avisa St Fleur.