Benlamri lidera la ambición de Argelia por ganar el título

  • Djamel Benlamri actuó como titular contra Sudán y luego causó baja por lesión

  • Devolvió el equilibrio a la defensa argelina tras regresar al once frente a Catar

  • El zaguero nos habla sobre la semifinal contra los cataríes y la final ante Túnez

Djamel Benlamri volvió a nacer, futbolísticamente, con el seleccionador Djamel Belmadi. Se consolidó como una pieza clave del combinado absoluto de Argelia y tuvo un papel destacado en la conquista del título de la Copa Africana de Naciones 2019, en tierras egipcias. Allí se ganó a todos los argelinos, sobre todo después de la final, cuando siguió jugando con la camiseta manchada de sangre. Aquella imagen recorrió el mundo entero y desde entonces es conocido por su garra.

Tras ser titular contra Sudán en el estreno de los suyos en la Copa Árabe de la FIFA Catar 2021™, Benlamri sufrió una lesión que le impidió participar en los enfrentamientos contra el Líbano, Egipto y Marruecos, pero regresó para formar parte del once inicial ante Catar. El técnico Madjid Bougherra decidió apostar por él después de que la defensa de los Fennecs recibiese dos goles a balón parado ante el cuadro marroquí.

Tuvo un papel destacado en su vuelta en el duelo de semifinales, en el que anotó el primer tanto de Argelia, pero todavía no ha alcanzado su verdadero nivel, ya que cuando militaba en el Lyon un largo periodo de ausencia le hizo perder el ritmo de juego.

"Tuve algunas dificultades físicas en el tramo final del partido, quería que terminase en el tiempo reglamentado, sin llegar a la prórroga, como pasó al final", dice el pilar de la defensa de Argelia a FIFA.com sobre su estado físico en la eliminatoria de semifinales.

"El partido de Catar fue muy difícil. Hubo mucha competencia entre los jugadores y también envites físicos. Al final ganamos y pasamos a la final, eso es lo más importante", agrega.

"Lo que pasó entre los jugadores en los últimos minutos fue algo normal. Todo jugador aspira a ganar, pero salimos del campo como hermanos. La selección catarí es un gran equipo, al que respetamos mucho", señala Benlamri.

Un choque entre viejos conocidos

Argelia y Túnez tienen mucho en común. Además de ser vecinos y estar unidos por el idioma, la historia y la cultura, muchos jugadores argelinos compiten en la liga tunecina. Entre los argelinos que actualmente participan en la Copa Árabe de la FIFA y juegan en clubes tunecinos se encuentran Abdelkader Bedrane, Ilyes Cheti, Mohamed Tougai, Hocine Benayada, Tayeb Meziani y Zineddine Boutmene, mientras que dos de sus figuras, Youcef Belaili y Baghdad Bounedjah, estuvieron en Túnez antes de mudarse a Catar.

"Va a ser un gran duelo de rivalidad entre dos selecciones norteafricanas que se conocen bien. Nosotros conocemos a Túnez y ellos a nosotros. Será un partido difícil y quien merezca ganar se llevará el título", analiza Benlamri.

"La final se decide por pequeños detalles. Los dos equipos harán lo imposible por ganar y alzar el trofeo. La selección que esté más presente en el campo y más concentrada que el rival se llevará el premio. Vamos a prepararnos bien y seguir con la misma determinación para ganar esta Copa Árabe", advierte.

Reconocimiento a los aficionados

Benlamri insiste en terminar la entrevista enviando un mensaje a la afición argelina que asistió al último partido contra Catar. Aunque la comunidad argelina del país no supera las siete mil personas, acudieron en gran número para animar a su selección, que a su vez necesitaba ver a sus compatriotas en las gradas.

"Cuando jugamos con la selección siempre tratamos de hacer feliz a nuestra afición. Como jugadores, sabemos muy bien lo que le cuesta a un aficionado viajar para ver a la selección. Algunos vinieron a Catar por su propia cuenta y otros tuvieron que usar los ahorros familiares para poder pagarse la entrada y el hotel. Nosotros somos parte del pueblo y sentimos lo que ellos sienten. Por eso no escatimamos esfuerzos para dar alegría a nuestra afición", reconoce emocionado Benlamri.

No cabe duda de que Benlamri y los suyos harán lo imposible para poder compensar a la afición argelina ofreciéndole la Copa Árabe con una victoria sobre Túnez en la gran final.