El futuro de la tecnología en el fútbol según los directores de desarrollo técnico de las FM de la FIFA

El consenso más amplio se encuentra en el apoyo a los procesos y a las decisiones objetivas, mientras que existe una mayor disparidad de opiniones en cuanto a la repercusión que tendrá la tecnología en las capacidades colectivas e individuales de los jugadores y el cuerpo técnico. Aprovechar la tecnología es una de las piedras angulares de la Visión de la FIFA 2020-2023. Para evaluar mejor lo que significa esto para las 211 federaciones miembro, la Subdivisión de Tecnología e Innovación del Fútbol encargó un estudio Delphi para intentar cuantificar las opiniones de los expertos en relación a desarrollos futuros. Dicho en otras palabras, la FIFA invitó a más de 140 directores de desarrollo técnico a participar en un cuestionario estructurado que se centraba en once pronósticos sobre el estado de la tecnología en el fútbol en el año 2026. El estudio se diseñó y se llevó a cabo conjuntamente con el Centro del Deporte y la Gestión (CSM) de la WHU – Otto Beisheim School of Management de Düsseldorf. Los encuestados, que representaron a todas las confederaciones de manera relevante desde un punto de vista estadístico, opinaron sobre la probabilidad de ocurrencia, el grado de deseo y los efectos de la tecnología en el fútbol, atendiendo a su empleo en los entrenamientos, en los partidos y en el arbitraje. Todas las respuestas tienen en cuenta las realidades locales de cada encuestado y sus conocimientos sobre el desarrollo mundial del fútbol. Esta encuesta global pionera ofrece a la FIFA una referencia muy útil con el fin de alcanzar sus objetivos de desarrollar el fútbol en todo el mundo de la mejor manera posible con el apoyo de la tecnología. Próximamente se publicará un informe más detallado en el que se analizarán algunos de los pronósticos que han contado con una aceptación menos uniforme. Asimismo, se profundizará en algunas de las diferencias más relevantes a nivel estadístico en las percepciones regionales de los temas. No obstante, el presente informe muestra ya una actitud sumamente positiva por parte de estos destacados expertos respecto al uso de la tecnología en el fútbol, aun a sabiendas de las limitaciones que tiene. No es de extrañar que haya consenso acerca de los beneficios de aplicar la tecnología para simplificar la labor de entrenadores u ojeadores (por ejemplo, mediante la inteligencia artificial), pero persiste un deseo y un convencimiento de que el carácter artístico de los jugadores y del fútbol no debería verse afectado del mismo modo por la tecnología.