Éxtasis italiano en Berlín

9 jul. 2021
  • Hoy hace 15 años, Italia conquistó la Copa Mundial de la FIFA™

  • Buffon, Cannavaro, Gattuso, Pirlo y Totti brillaron en el torneo

  • FIFA.com te trae anécdotas, declaraciones y estadísticas de aquel triunfo

Italia había caído ante República de Corea en los octavos de final de la Copa Mundial de la FIFA™ en 2002. Además, terminó por detrás de Suecia y Dinamarca en la fase de grupos de la Eurocopa de la UEFA de 2004 y tuvo que hacer las maletas a las primeras de cambio.

En Alemania 2006, decían, el título sería para una selección brasileña de ensueño encabezada por Ronaldinho, Kaká, Ronaldo y Adriano. De no ser así, Argentina, Inglaterra y el combinado anfitrión podían asaltar el trono.

Hoy hace 15 años, sin embargo, los hombres de Marcello Lippi consiguieron aquello que muy pocos anticiparon: coser la cuarta estrella en su camiseta.

"Yo no sentía presión. Me pasé la tarde en Berlín durmiendo y jugando a la PlayStation. Por la noche, salí allí y gané el Mundial".

Andrea Pirlo

El héroe inesperado

En 2004, Fabio Grosso militaba en el Perugia, en la Serie B, y no fue ninguno de los siete laterales zurdos que convocó Italia a lo largo de aquel año. En Alemania 2006, en cambio, no solo formó parte del combinado dirigido por Lippi, sino que se erigió en un jugador clave.

Grosso provocó el penal que Francesco Totti transformó para dar el triunfo a los suyos en el descuento de los octavos de final. Posteriormente, su disparo con efecto deshizo el empate en el minuto 119 de la semifinal. "Non ci credo!" (¡No me lo creo!), gritaba el autor del gol, aún incrédulo por lo que acababa de lograr.

Cuando la final llegó a la tanda de penales, y pensando que no sería uno de los lanzadores de Italia, Grosso dio por hecho que su trabajo en aquel torneo ya había terminado. Pero, entonces, Lippi le dijo que iba a tirar uno, ¡y era el último!

"Me quedé de piedra", recuerda Grosso. "¿Por qué yo?" .De hecho, el último penal que había lanzado había sido cinco años antes en la cuarta categoría del fútbol italiano.

En cualquier caso, Grosso engañó a Fabien Barthez con aplomo y dio a Italia su cuarta corona mundialista.

El mayor tapado de la historia

Desde que empezaron a supervisarse las apuestas en 1970, ninguna selección ha ganado la Copa Mundial siendo menos favorita que Italia en 2006. La cuota inicial del triunfo italiano se pagaba a una media de 10-1, y llegó a ser incluso de 16-1. Brasil era la favorita, seguida de Argentina, Alemania, Inglaterra y Países Bajos.

Melena fuera

Massimo Oddo era un reputado barbero que se había encargado de cortarles el pelo a casi todos sus compañeros durante el torneo. Sin embargo, Mauro Camoranesi no había permitido que el lateral derecho se acercara a su preciada melena, pero prometió que, si Italia ganaba, dejaría que le cortase la coleta. Después de levantar el trofeo, los jugadores italianos se arremolinaron divertidos en torno a una silla colocada en el punto de penal—el mismo desde el que Fabio Grosso había marcado el gol de la victoria— para decirle adiós a su cabellera.

“Me emociono más al verlo ahora que cuando lo viví en el terreno de juego. Aún hoy, cuando veo a Fabio tirar ese penal, pienso: ‘Que no lo falle, por favor’. Son momentos que cambian la historia de un partido, de un Mundial y de una vida”.

Fabio Cannavaro

Los datos

  • Francesco Totti fue el máximo asistente en Alemania 2006 (4). El segundo puesto lo compartieron Andrea Pirlo, Luís Figo, Juan Román Riquelme y Bastian Schweinsteiger.

  • Gennaro Gattuso ganó 47 duelos en Alemania 2006, once más que sus inmediatos perseguidores: Eric Abidal y Patrick Vieira.

  • Italia, con Gigi Buffon en el arco, apenas encajó dos goles. Solamente Francia (1998) y España (2010) fueron campeonas encajando tan pocos tantos.

  • Diez jugadores italianos vieron portería en Alemania, un récord mundialista que comparten con la selección francesa del 82. Pirlo, Iaquinta, Gilardino, Materazzi (2), Inzaghi, Totti, Zambrotta, Toni (2), Grosso y Del Piero firmaron los doce goles de Italia en el certamen. Solamente otro campeón de la Copa Mundial, Francia, tuvo en sus filas a un máximo anotador con menos de cuatro dianas: Thierry Henry marcó tres en 1998.

Una medalla, un ataúd y un cepillo de dientes

Pietro Lombardi fue el querido utillero de Italia en Alemania 2006. En aquel entonces tenía 82 años, y se le conocía por quedarse hasta muy tarde limpiando las botas de todos los jugadores. Se ganó el apodo de Spazzolino (“cepillo de dientes”), porque las dejaba impecables. También acudió en auxilio de una reportera cuando los futbolistas, eufóricos tras haber levantado el título, la bañaron en champán. Cuando Lombardi falleció en 2016, Daniele De Rossi asistió al funeral y metió su medalla de campeón del mundo en el ataúd.