Lee se inspira en CR7 y apunta a un tercer Mundial femenino

  • Lee ganó la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA 2010 con la República de Corea

  • Participó con la selección absoluta en los dos últimos Mundiales femeninos

  • Cristiano Ronaldo sirve de inspiración a esta delantera

La delantera de la República de Corea Lee Geum-min participará en enero, en la India, en la Copa Asiática Femenina de 2022, que también servirá de competición preliminar del continente para la Copa Mundial Femenina de la FIFA Australia/Nueva Zelanda 2023™, con el objetivo de alcanzar su tercera cita mundialista y la cuarta de su país.

En la que será la mayor Copa Asiática Femenina, ampliada de ocho a doce selecciones, los cinco primeros clasificados obtendrán el pase directo a la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2023, mientras que el sexto y el séptimo accederán a la ronda de repesca entre confederaciones.

Dado que Australia ya está clasificada de oficio, en calidad de coorganizadora, la República de Corea, cuarta selección asiática de la Clasificación Mundial Femenina FIFA/Coca Cola, parece tener serias opciones.

ztfgyrudf0tkesimyabw.jpg

Lee, sin embargo, advierte contra el exceso de confianza y subraya que su primera misión consiste en superar un grupo en el que también figuran Japón, defensor del título, Vietnam y Myanmar.

"Las selecciones asiáticas han progresado mucho y países como Vietnam y Myanmar ya son más potentes", explica a FIFA.com la atacante de Brighton & Hove Albion, de 27 años. "No hay rival fácil, pero aun así nosotras queremos pasar como primeras de grupo".

Una habitual de las campañas mundialistas Lee, por supuesto, no es una desconocida en el panorama mundial, puesto que actuó en Canadá 2015 y en Francia 2019. Hace seis años, cuando tenía 21, se estrenó en la Copa Mundial Femenina de la FIFA y la República de Corea llegó por primera vez a las rondas de eliminatorias. Lee entró en juego en la segunda parte del encuentro que terminó con un empate a 2-2 contra Costa Rica, para luego ser titular y disputar el partido completo de octavos de final contra Francia, que las suyas perderían por 3-0.

"En Canadá yo era la benjamina del equipo”, recuerda. “Para mí fue una buena experiencia, aunque no tuviese muchas oportunidades. Jugar contra las mejores selecciones del mundo me dio la oportunidad de examinarme a mí misma y de descubrir cuáles eran mis limitaciones".

Cuatro años después, Lee, ya una fija del combinado absoluto, fue titular en todos los partidos de Francia 2019, pero su país tuvo que despedirse de forma prematura, con tres derrotas consecutivas.

La influencia de Ronaldo La voz suave de Lee contrasta en cierto modo con su palmarés, ya que es una de las futbolistas más consumadas de su país. Ganó el Campeonato Femenino Sub-16 de la AFC en 2009 y la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA celebrada al año siguiente en Trinidad y Tobago. En la categoría absoluta, suma 18 goles en 64 internacionalidades, que la convierten en la décima máxima realizadora de su país de todos los tiempos.

De 167 cm de altura, es una delantera polivalente. Sus recursos más habituales para marcar son los potentes remates de cabeza y los fuertes disparos, pero también sabe deshacerse de sus marcadoras para buscar ocasiones de gol. Todo esto empezó en su infancia escolar, cuando vio un vídeo de Cristiano Ronaldo.

"Estaba en cuarto de primaria cuando un día me enseñaron un vídeo. Eran los goles de un joven Cristiano, tendría 18 o 19 años. Entonces [después de verlo] decidí que tenía que ser futbolista".

"Procuraba imitar sus técnicas, seguía todo lo que hacía. Me fijé objetivos y planes detallados para convertirme en una jugadora como era él".

Sus planes tuvieron éxito. Siendo adolescente, en 2014, fue fichada por el Seúl y al año siguiente terminó la temporada con seis goles. A partir de ahí su carrera despegó y sus actuaciones en la Copa Mundial Femenina de la FIFA le valieron recalar en el Manchester City en 2019, para luego incorporarse al Brighton & Hove Albion a mediados de 2020.

Ahora es una de las jugadoras más experimentadas de la selección de la República de Corea que dirige Colin Bell y afirma estar decidida a ser algo más que una atacante.

"He adquirido mucha experiencia compitiendo contra muchas de las mejores del mundo y he acumulado muchos conocimientos, así que quiero ser una líder. Desde que llegué a Inglaterra, mis objetivos han cambiado. Aquí hay un entorno futbolístico consolidado y la juventud puede desarrollarse bien. Ahora quiero guiar a nuestras jóvenes jugadoras [coreanas] a medida que van superando etapas en sus carreras", concluye.