Las celebraciones marcan el centenario del fútbol femenino en Australia

24 sept. 2021
  • Este viernes 24 de septiembre se cumplen 100 años del primer partido de fútbol femenino en Australia

  • Ese encuentro fue una piedra angular primordial para hacer crecer el fútbol en tierras oceánicas

  • Australia y Nueva Zelanda albergarán en 2023 la primera edición de la Copa Mundial Femenina de la FIFA celebrada en el hemisferio sur

En diciembre de 1920, el Dick, Kerr Ladies estableció un hito mítico para el fútbol femenino cuando más de 50.000 espectadores se dieron cita para ver uno de sus partidos en Goodison Park, el feudo del Everton. Menos conocido es otro partido histórico que tuvo lugar en la remota Australia unos nueve meses después.

El 24 de septiembre de 1921, la Cancha de Críquet de Brisbane albergó el primer partido de fútbol femenino del que se tiene noticia en Australia ante unos 10.000 espectadores. Ese encuentro se produjo solo unos meses después de que se fundase el primer equipo local reconocido de Australia: el LaTrobe Ladies (en la foto de arriba). Existen, no obstante, pruebas documentales anteriores de partidos de fútbol femenino en la zona que se remontarían a 1903.

Un breve éxito

Para que conste, el North Brisbane derrotó al South Brisbane por 2-0, pero el acontecimiento fue, naturalmente, mucho más importante que el resultado en ese día de la primavera austral.

Tal vez lo más reseñable fue la asistencia; una cifra extraordinaria para una ciudad tranquila de apenas 200.000 habitantes. Y al día siguiente, la prensa alabó como es debido la habilidad y la resistencia de las jugadoras.

Las celebraciones de hoy para conmemorar el centenario tuvieron como punto culminante una recreación de aquel partido en el mismo escenario. El Gabba, como se le conoce coloquialmente, está listo para ser la sede emblemática de la ciudad recientemente elegida para albergar los Juegos Olímpicos de 2032, y no se parece en nada a la apariencia que tenía en 1921.

De un paso pequeño a dar la bienvenida al mundo

Un siglo después, Australia, junto con sus vecinos de Nueva Zelanda, está lista para albergar una Copa Mundial Femenina de la FIFA™ que contará por primera vez con 32 naciones. Esa histórica edición supondrá un crecimiento de la disciplina inimaginable para las pioneras que saltaron al campo con calzones largos y sudaderas que no les quedaban nada bien hace 100 años.

Sin embargo, esos inicios en la década de 1920 resultaron ser un falso amanecer. Lejos de sentar unos cimientos decisivos para el futuro, se quedaron en algo aislado y, visto a posteriori, en una oportunidad perdida.

Mientras el fútbol femenino era prohibido de hecho en Inglaterra unos meses más tarde, sus homólogas australianas continuaron en circunstancias modestas, limitadas por un freno oficioso que hacía que, a menudo, se les denegara el acceso a los campos.

Pero los logros históricos decisivos acabaron llegando. A principios de la década de 1970 se creó la Federación Australiana de Fútbol Femenino, y en 1974 se celebró por primera vez el campeonato nacional de carácter anual, apenas unas semanas después de la primera participación de la selección masculina de Australia en la Copa Mundial de la FIFA™.

La selección femenina de Australia saltó al césped en 1979 para disputar su primer partido internacional oficial. El escenario, en un suburbio del sur de Sydney, y las circunstancias difícilmente pudieron ser más modestas, ya que los asientos eran bancos de madera hechos por voluntarios, mientras que las jugadoras se pasaron la semana del partido repartiendo folletos publicitarios y cosiendo escudos en las camisetas.

En 1996 se creó una liga nacional, un año después de la primera clasificación de Australia para el Mundial Femenino, y su versión moderna (la W-League) comenzó en 2008.

A decir verdad, solo ha sido en los últimos años cuando el reconocimiento del fútbol femenino local ha experimentado un crecimiento estratosférico. Las Matildas gozaron de un estadio lleno en su primer partido en casa de 2017, y su capitana Sam Kerr se ha ido convirtiendo en una figura realmente famosa gracias a sus extraordinarias proezas goleadoras.  

Sólidas bases para el éxito

En el terreno de juego, Australia llegó por primera vez a las semifinales de un Torneo Olímpico de Fútbol Femenino el mes pasado, en Tokio 2020. Esta misma semana, las Matildas gozaron de su primer partido englobado en un nuevo acuerdo comercial televisivo a largo plazo, mientras sigue creciendo el impulso y la ilusión de cara a la gran cita de 2023. Y en el fútbol base, el fútbol femenino sigue estando en auge.

Sin embargo, todo esto no habría sido posible sin los cimientos que pusieron las generaciones anteriores de pioneras en el siglo pasado...

Australian women's football centenary recreation