La selección femenina de Bahréin busca emular a sus homólogos masculinos

19 oct 2021
  • Bahréin disputará por tercera vez la competición preliminar de la Copa Asiática Femenina de la AFC

  • Khaled Al Harban confía en guiar al equipo bahreiní a su primera fase final

  • El cuadro albirrojo se medirá en los próximos días a Laos y a China Taipéi

Desde que comenzó el milenio, la selección masculina de Bahréin ha conquistado una serie de éxitos más que notables. Tras lograr en 2004 el cuarto puesto en su estreno en una Copa Asiática de la AFC, el combinado bahreiní no se ha perdido ninguna de las fases finales del certamen continental disputadas desde entonces. Además, el conjunto albirrojo conquistó la Copa de Naciones del Golfo y el Campeonato de la WAFF en 2019, antes de clasificarse para la Copa Árabe de la FIFA 2021™ prevista para los próximos meses de noviembre y diciembre.

Entretanto, el fútbol femenino constituye todavía un fenómeno relativamente novedoso en Bahréin, donde la selección femenina, que no se formó hasta 2003, se dispone actualmente a disputar la competición preliminar de la Copa Asiática Femenina de la AFC por tercera vez tras fracasar en su intento de clasificarse para las fases finales de las ediciones de 2014 y 2018.

Con todo, el seleccionador Khaled Al Harban tiene planes ambiciosos para el equipo, que aspira a disputar su primera cita continental el año que viene en una edición que hará además las veces de fase de clasificación regional para la Copa Mundial Femenina de la FIFA Australia & Nueva Zelanda 2023™.

En una entrevista para FIFA.com, Al Harban afirmó lo siguiente: "Tenemos la ambición y el deseo de clasificarnos, aunque nos falta información sobre nuestros rivales en la competición preliminar. Además, el equipo atraviesa una etapa de transición y remodelación".

"Los excelentes resultados de la selección masculina nos dan motivación para rendir más y lograr éxitos. También vamos a esforzarnos al máximo para mejorar y competir por conquistar títulos", añadió. 

Una oportunidad histórica

La selección bahreiní tiene esta semana dos partidos que podrían darle el billete para su primera fase final continental. En partidos correspondientes al Grupo A de la competición preliminar de la Copa Asiática Femenina de la AFC que se disputará el año próximo en la India, el conjunto albirrojo se medirá a Laos el 21 de octubre y a China Taipéi el 24 del mismo mes.

Ante la pregunta de cuáles son las opciones del equipo que comanda, Al Harban, que ya dirigió al combinado bahreiní en la fase de clasificación de la anterior Copa Asiática, respondió lo siguiente: "Creo que podemos ganar los dos partidos, y una victoria frente a Laos dispararía nuestras opciones de clasificación".

Bahréin, que ocupa el puesto 85º en la Clasificación Mundial Femenina FIFA/Coca-Cola, preparó la competición preliminar con una concentración de entrenamiento en Turquía, donde las asiáticas se enfrentaron a varios equipos locales antes de caer por 5-0 frente a la India, anfitriona de la fase final que tendrá lugar el año próximo.

A sus 54 años, el seleccionador bahreiní cree que, a pesar de la derrota, su equipo salió reforzado de la concentración y del amistoso contra el conjunto indio, y aseguró que la experiencia supuso una oportunidad para "mejorar la forma física de las jugadoras y detectar algunas debilidades antes de los partidos clasificatorios".

"La concentración nos dio ocasión de entrenar con intensidad y disputar partidos difíciles, lo que nos ayudó a mejorar aspectos físicos, técnicos y tácticos, sobre todo teniendo en cuenta que llevábamos mucho tiempo sin jugar por causa de la pandemia, que tuvo una repercusión importante en el estado de forma de las jugadoras, tanto en lo técnico como en lo físico", añadió.  

Progresos claros

Al Harban cuenta con una amplia experiencia en el fútbol bahreiní y dirigió a varios clubes masculinos de la máxima categoría del balompié de su país antes de que la Federación Bahreiní de Fútbol le diese las riendas de la selección femenina. Su experiencia en las variantes masculina y femenina del deporte rey le faculta sobradamente para opinar sobre las diferencias que existen en Bahréin entre ambas modalidades.

"En mi país hay muchas diferencias entre el fútbol masculino y el femenino. Los chicos empiezan a jugar a una edad más temprana, y además cuentan con competiciones en las que jugar muchos partidos, como la liga y la copa. Entretanto, en los programas de fútbol femenino falta continuidad", explicó.

"En el pasado teníamos muchas dificultades para hacer que el fútbol femenino se abriese camino, sobre todo como consecuencia de las costumbres y tradiciones que provocan que muchos padres y madres se muestren recelosos ante la posibilidad de que sus hijas jueguen al fútbol", continuó.

"La situación ha mejorado en la actualidad gracias al apoyo de la FIFA y de la AFC. La Federación Bahreiní de Fútbol también respalda al equipo en su intento de participar en competiciones internacionales y regionales. A todo lo anterior hay que sumar la ayuda que recibimos del Gobierno", reveló.

Al Harban subrayó que el fútbol femenino ha progresado en los últimos años, como demuestra el hecho de que la capitana de combinado nacional, Yasmine Fayez, se haya marchado a jugar a Jordania. "Tenemos que profesionalizar el fútbol femenino. Yasmine Fayez milita actualmente en la liga jordana, y su ejemplo servirá de motivación para que otras se esfuercen más si cabe por seguir mejorando", concluyó.

Si el fútbol femenino bahreiní continúa progresando a este ritmo, no sería descabellado pensar que la selección femenina pueda en el futuro seguir los pasos de sus homólogos masculinos y conquistar sus propios éxitos.