La pasión y el sueño de la ‘poli buena’ Dower

11 dic. 2020
  • Rae Dower, ex internacional australiana, ha logrado mucho en la última década

  • Primero seleccionadora sub-17, y ahora también asesora técnica de la FFA

  • La ex policía afirma que su antigua vida aporta perspectiva a la labor de entrenar

Rae Dower es una figura muy popular en la familia del fútbol australiano, con una contagiosa pasión por el deporte rey. Y ese puro entusiasmo que desprende constantemente la ha llevado a desarrollar una bonita trayectoria ascendente durante la última década.

Dower dejó una larga carrera como sargento detective en el cuerpo de policía, y los dividendos obtenidos han sido enormes. Hace poco fue nombrada asesora técnica en categoría femenina de la Federación Australiana de Fútbol (FFA), poniendo el colofón a una década que comenzó entrenando a nivel local y a los combinados juveniles representativos del estado de Queensland.

Entre medias, Dower consiguió ser nombrada entrenadora del Canberra United, donde rápidamente demostró su valía con un título en apenas su segunda temporada en el club capitalino. En 2017, la ex defensa que fuera 3 veces internacional con las Matildas fue nombrada seleccionadora femenina sub-17 de Australia.

Dower también luce un Diploma Profesional de la AFC, y participó en el primer Programa de Formación de Entrenadoras de la FIFA. Desde luego, todo un currículo…

Su carácter pensativo y relajado en el banquillo tal vez sea una consecuencia de su anterior vida luciendo la placa de policía. “Realmente, no considero que el fútbol o entrenar sea ‘estresante’… Es un deporte que amo, que me apasiona y que comparto con la gente”, afirma Dower a FIFA.com. “Lidiar con algunas situaciones delicadas como policía sí puede ser bastante estresante… cuando has sacado tu arma de fuego y tienes que considerar si la usarás o no”.

“Me gustaría pensar que mi experiencia como policía también me ha proporcionado perspicacia y perspectiva en torno a lo que es ‘estrés’ y lo que no. La capacidad para manejar a la gente, ocuparse de la resolución de conflictos, de la mediación… todas esas son habilidades muy transversales que he desarrollado durante mi larga carrera como policía”, añade.

Esa capacidad de Dower para orientar y guiar implica que se ajuste perfectamente a la selección australiana más joven, donde las adolescentes dan un complicado paso adelante dentro y fuera del campo. Asimismo, la técnico de Queensland tuvo la oportunidad de utilizar sus habilidades de interacción el año pasado mientras su joven combinado iba de gira por varias naciones del Pacífico, en un viaje donde se trataba tanto de fútbol como de desarrollar relaciones y aptitudes para la vida.

Dower señala que su pasión por el fútbol femenino se ve reforzada por el compañerismo y el espíritu que imperan en el deporte rey, virtudes en las que hace hincapié el Programa de Formación de Entrenadoras de la FIFA.

“Hay un verdadero sentimiento de comunidad por todo el mundillo del fútbol femenino, y un deseo sincero de ayudar a las demás a hacer crecer la disciplina”, subraya.

“La gran cantidad de personas voluntarias desinteresadas que hacen avanzar al fútbol femenino por todo el mundo, y que lo hacen por un amor y una pasión incomparables por este deporte… Invierten todas sus vacaciones, sus ahorros y sus horas de sueño para apoyar el juego de sus equipos y países… Es realmente una comunidad maravillosa y solidaria”.

“Eso me llamó de veras la atención al asistir al Programa de Formación de Entrenadoras de la FIFA estos dos últimos años. Éramos básicamente 50 desconocidos que nos dedicábamos a entrenar… discípulas y mentores compartiendo juntos conocimientos y experiencia para ayudarnos mutuamente a crecer y desarrollarse, porque eso es lo que se necesita para ver prosperar nuestra disciplina. Un intercambio de entrega total, sin egos, simplemente unidos por el amor al fútbol femenino y una voluntad de verlo crecer juntos, y nos convertimos en una auténtica familia”, recuerda.

Precisamente Australia, junto con Nueva Zelanda, está en el candelero puesto que la Copa Mundial Femenina de la FIFA™ se celebrará allí en 2023. Y esta misionera del fútbol está ilusionada ante la perspectiva de poder convertir a algunos lugareños no creyentes.

“Lo que más me ilusiona es mostrar a los australianos comunes y corrientes lo extraordinario que es el deporte del fútbol. Les será imposible no verse arrastrados por el ambiente de los aficionados, los cánticos, la rivalidad cordial que invadirá nuestras calles”, apunta Dower.

“He tenido la suerte de viajar a las últimas cuatro Copas Mundiales Femeninas de la FIFA y de acudir a la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010. Por eso me emociona que mis amigos, mi familia y toda Australia tengan la oportunidad de vivir esto por sí mismos en nuestro propio suelo. El resto del mundo ama muchísimo este deporte, y siento que será esa ocasión histórica para que los australianos ‘lo entiendan’ de verdad, para que por fin caigan en la cuenta y comprendan a qué viene tanto jaleo”, aventura.

“Rematar eso alzando el trofeo como campeonas mundiales sería un sueño hecho realidad. Sé que pasaré los próximos 980 días abogando por que eso ocurra”, concluye Dower.

jsjhweiwnpawpopcttzq.jpg