La cancha alemana a mayor altitud está en Austria

1 abr 2021
  • El SV Kleinwalsertal está en Austria, pero compite en la liga alemana

  • Su cancha de césped natural solo puede utilizarse unos cinco meses al año

  • Coopera con otros clubes

Si bien esta semana los termómetros han superado los 20 grados en muchos puntos de Alemania, en el pueblo austriaco de Kleinwalsertal aún están esperando a que la nieve se derrita de una vez por todas para que el balón vuelva a rodar en esta pintoresca cancha de césped natural, rodeada de bosques y cumbres alpinas.

"Todavía quedan restos de nieve. En invierno llegamos a tener dos metros de nieve en el terreno de juego, que está más bien a la sombra y entre desniveles y pendientes. La quitamos hasta dejar solo unos 20 centímetros, pero tendremos que esperar a que salga sol para que desaparezcan los últimos cinco o diez centímetros de espesor", cuenta Thomas Podgorschek a FIFA.com.

A sus 33 años, Podgorschek es director de la sección de fútbol y, al mismo tiempo, entrenador del equipo benjamín de Kleinwalsertal, una población situada a unos 1.200 metros de altitud con unas características muy especiales.

Esta región alpina pertenece a la República de Austria, pero el valle está rodeado de tal manera por las montañas que solamente se puede acceder a él por carretera desde Alemania. Aquí el deporte rey es el esquí, y casi todos sus entrenadores de fútbol son también monitores de esquí.

"Para los niños es genial, porque pueden practicar todo tipo de actividades físicas", opina Podgorschek sobre las particularidades del terreno.

Su ubicación ha sido un auténtico problema en muchas ocasiones, sobre todo durante la pandemia de la COVID-19, cuando se cerraron las fronteras con Alemania. En tiempos normales, sin embargo, su geografía ha servido para que el fútbol mostrara una vez más su fuerza para traspasar fronteras: como viajar para jugar en Austria sería muy complicado para los habitantes de Kleinwalsertal —tendrían que rodear toda la sierra—, el club no solo es miembro de la Federación Austriaca de Fútbol (ÖFB), sino también de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), y se integró en el sistema de competición alemán a través de la región de Algovia.

iybndod16zaqwyf8eg41.jpg

"Siempre que juegan los niños, en realidad es un partido internacional entre Austria y Alemania", se ríe Podgorschek, a quien todos llaman Poki.

"Nos gusta anunciarlo así por megafonía. A los niños les encanta, todos se ríen y nosotros participamos de la broma. Muchos de ellos se desplazan también a Algovia para ir al instituto, y conocen a sus 'rivales de los partidos internacionales' de clase o del recreo".

Esto ha suscitado una acalorada rivalidad entre los aficionados austriacos y alemanes del valle.

"En lo que respecta al fútbol, aquí hay más hinchas de la selección alemana", confirma Poki, cuyo corazón es "solamente rojiblanco, por supuesto".

"Los colores nos dividen, nuestra pasión nos une", suele decirse en el fútbol no profesional. Y en esta región fronteriza entre Alemania y Austria la frase es mucho más que un lema. Como la cancha de césped natural de Kleinwalsertal solamente puede utilizarse desde finales de abril hasta finales de septiembre, el pueblo austriaco coopera con la localidad alemana de Sonthofen, situada a unos 30 minutos en coche.

Allí, los jugadores de esta zona montañosa pueden utilizar una cancha de césped artificial durante el invierno y disputar sus partidos como "locales".

v306hzfr1jgxcfhuglvk.jpg

Sonthofen, a su vez, colabora con el Memmingen, de la cuarta categoría alemana, y con el FC Augsburgo, de la Bundesliga. Y como los habitantes de Kleinwalsertal no solo son buenos sobre los esquíes, algunos de sus juveniles con más talento se han beneficiado de esta cooperación y han recalado en los equipos de Memmingen y Augsburgo.

"En los últimos años siempre hemos tenido futbolistas de calidad, con talento y ambición. Pero queremos impulsar a todos, no solo a los mejores", señala Poki.

"Seguimos teniendo un apoyo fantástico por parte de nuestros patrocinadores y de los padres. Se organizan con los autobuses del equipo para que los niños siempre puedan viajar a otros campos".

En Kleinwalsertal, no obstante, ya no pueden tener sus propios equipos en las categorías juveniles más avanzadas, por lo que dependen de las comunidades deportivas de clubes bávaros.

id2px5zpbmffpdpnykei.jpg

Con el tiempo, las cualidades del césped austriaco han empezado a valorarse también en otros lugares. De hecho, desde hace dos años, los equipos sub-19, sub-17 y sub-15 del FC Augsburgo se instalan una semana en Kleinwalsertal para hacer la pretemporada de la Bundesliga juvenil. Eso sí, lo hacen en pleno verano para asegurarse de que no haya nieve en la cancha "alemana" de mayor altitud.