Koldo Álvarez: "Es muy importante hacer de sumar puntos un hábito"

29 ago 2021
  • Andorra disputa en septiembre los clasificatorios para la Copa Mundial 2022

  • Recibirá a San Marino con la esperanza de sumar sus primeros puntos

  • Su DT destaca la importancia de puntuar para crecer como equipo y federación

Andorra finalizó la clasificación para la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018 con un triunfo y un empate de local. En la UEFA Nations League sumó dos puntos, y cuatro en la de la pasada UEFA EURO. Pero lo más importante, aquí finalizaba 5ª del Grupo H aventajando en un punto a Moldavia. Acabar los clasificatorios sumando comenzaba a ser algo habitual.

Los pasos cortos de este pequeño país en la sierra de los Pirineos, entre España y Francia, comenzaban a dar sus frutos. Unos pasos que desde 2010 tienen a Koldo Álvarez como uno de sus líderes.

Toda una institución en el fútbol andorrano, se hizo cargo de la selección ese año. Cuatro presidentes de la Federación y unas cuantas fases de clasificación después, sigue al frente del equipo nacional con la misma ilusión que el primer día.

"El secreto es levantarme con la ilusión de mejorar, de aprender. Han pasado cuatro presidentes y todos han confiado en nosotros y nuestra manera de hacer. Soy la cabeza visible de un grupo de personas que trabaja e intenta hacer que esto funcione", comentaba convencido a FIFA.com.

Pequeños pasos, pero seguros, en el crecimiento de Andorra. Siempre con la idea de mejorar y profesionalizar las instalaciones y a sus trabajadores, el aspecto deportivo va de la mano. El regreso de los clasificatorios para la Copa Mundial refrenda la idea. "Buscamos mejorar, crecer, e intentar ser cada día un poco mejores y más competitivos. Pero te mentiría si no te dijera que el objetivo es también puntuar".

En busca de los primeros puntos

El comienzo de Andorra en los clasificatorios de marzo no fue una sorpresa. Perdió los tres encuentros ante selecciones superiores en un complicado Grupo I con Inglaterra, Polonia o Hungría como rivales. Aun así, Koldo no pierde la ambición.

"Somos muy críticos con nosotros mismos. Nos gusta mucho vernos e intentar mejorar. Tuvimos momentos muy buenos ante Albania, la primera parte contra Hungría…  De ellos sacamos lo positivo. Creemos que tenemos que alargarlos en el tiempo durante todos los partidos. Hay mucho margen de mejora".

Con la vista puesta en lo que vendrá en septiembre, hay un duelo marcado en rojo por afición, jugadores y cuerpo técnico: la visita de San Marino a Andorra el 2 de septiembre. "Posiblemente sea nuestro partido más asequible, pero entre comillas. Es un equipo al que respetamos mucho, viene de dos empates y está progresando. Es uno de esos días que se tienen marcados como importantes y esperados. Intentaremos hacer todo para sumar".

Volviendo a esa importancia de crecer como federación y selección, puntuar en las fases de clasificación es vital para refrendarlo. "Es muy importante. Hacer un hábito de algo que antes era muy complicado que pasara. Cinco clasificatorios seguidos puntuando no es casualidad. Detrás hay trabajo y muchas cosas bien hechas", destaca Koldo, que durante estos clasificatorios cumplirá 51 años.

Una institución en Andorra

Cuando Koldo Álvarez habla, lo hace el seleccionador nacional, pero también una de las figuras más influyentes del fútbol andorrano. En 1994 llegó al FC Andorra como portero y desde entonces ha estado siempre ligado al fútbol del país pirenaico. Hasta tal punto que en 2003 la Federación Andorrana de Fútbol le reconoció como el mejor jugador andorrano en los últimos 50 años.

"Se están dando los pasos para que el fútbol sea cada día mejor. Es mucho más profesional que en 2010. Los clubes cuentan con muchos mejores staffs, se cuidan aspectos como nutricionistas, preparadores físicos, recuperadores, e incluso la manera de afrontar los partidos. Existe ese punto de no perder la ilusión por mejorar”, responde al ser preguntado por cómo ha cambiado el fútbol en Andorra.

No es de extrañar entonces que la figura de Koldo Álvarez sea vital en el desarrollo del fútbol andorrano más allá de la absoluta. "La relación con la dirección técnica es muy estrecha. Intentamos formar un modelo de juego a partir de nuestros partidos y lo que había que mejorar", destaca.

"Puedo viajar con cualquiera de las inferiores y ayudar al seleccionador. Estoy encantado y me da mucha información del jugador que viene", añade sobre aportar su conocimiento y experiencia.

Apuesta por crecer

Todo esto no sería posible sin una implicación máxima de la federación. De ella Koldo solo tiene palabras de agradecimiento: "Apuestan por mejorar las infraestructuras”, centrando el foco en aspectos claves. "Los clubes deben entender que si somos capaces de mejorar el nivel de los entrenadores, de la liga, y si la sub-21 tiene continuidad, mejoraremos el nivel de nuestra base".

Esta es una obsesión para Koldo. "Hay que intentar mantener y nutrir esta mezcla de juventud y veteranía que nos está dando tan buenos resultados", destaca, a la vez que no duda en animar a soñar al ser preguntado si ve a Andorra en la fase final de un Mundial o una EURO:

"Hay que soñar, y los críos, sobre todo, deben tener esos sueños. Debemos tener los pies en el suelo y el trabajo es muy importante. Al final la cantidad y la calidad de nuestro trabajo será vital", concluye.

Koldo Álvarez, Andorra's coach gives instructions during a match