Cuando los hechos valen más que las palabras

21 abr 2021
  • Kanya Keomany, natural de Laos, es una gerente pionera en Asia

  • Es una de las pocas mujeres que dirige una federación nacional de fútbol

  • Su intención es hacer crecer el fútbol en Laos y la Copa Mundial Femenina

Kanya Keomany es una rareza en el mundo del fútbol. Secretaria general de la Federación Laosiana de Fútbol, Keomany es una de las escasas mujeres que ocupan un alto cargo administrativo en una federación nacional.

A lo largo de su carrera, esta respetada mujer ha ido coleccionando hitos de lo más relevantes. Ha ejercido durante más de una década como comisaria de partidos de la AFC, y en 2018 fue designada para el Comité Ejecutivo de la AFC. Keomany, una de las apenas cuatro mujeres presentes en el organismo continental, también ha sido miembro del Comité de Fútbol Femenino de la AFC.

Keomany alcanzó un nuevo hito como comisaria de partidos en 2019, cuando fue la encargada de atender la final de la Copa AFC. De este modo, se convirtió en la primera mujer en supervisar una final continental de una competición masculina. Además, es una de las apenas cuatro mujeres seleccionadas por la FIFA y la AFC como parte del equipo encargado de supervisar la fase de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA Catar 2022™.

Se trata, por tanto, de un capítulo más en su copioso y diverso historial. Anteriormente, Keomany había trabajado en la promoción deportiva, en medios de comunicación y en la industria textil. Pero el fútbol siempre ha sido su pasión, y es el motor de su espléndida labor al frente de la federación de este país del Sudeste Asiático.

Modelos a seguir que dan ejemplo

Keomany asegura que no ha sufrido discriminación en su puesto, pero aun así confía en que su condición sirva para enviar mensajes positivos.

“Los modelos a seguir desempeñan un papel destacado en el fútbol, tanto dentro como fuera de la cancha”, afirma a FIFA.com. “Contar con referentes es importante para servir de inspiración a las personas e incentivarlas para que cumplan sus objetivos”.

“Me sentiría muy agradecida si mi labor influyera en otras mujeres para que den un paso adelante y destaquen. Lo más importante es poder dar ejemplo de que el fútbol es un deporte universal, independientemente del origen o el género de las personas”.

“Sabemos que, a veces, por ser mujeres en un mundo dominado por los hombres tenemos que esforzarnos el doble para que se nos acepte. La gente suele fijarse en cada paso que das, bien sea para criticar tus errores o para analizar tus logros”.

“Sin embargo, yo lo considero algo positivo, porque significa que mi trabajo y mi voz van a ser relevantes sin ni siquiera reclamar la atención. Al fin y al cabo, lo que le importa a un grupo de interés es que los resultados de mi trabajo influyan en sus actos”.

jemfcejsifhquxpqlesl.jpg

Cultura antigua y caras nuevas

Laos es una de las naciones futbolísticas con más tradición de Asia, pues se afilió a la FIFA en 1952. Sus logros en el ámbito internacional, en cambio, han sido modestos.

Dado que la región puede presumir de tener unos cimientos sólidos en el fútbol femenino, Keomany es optimista respecto al crecimiento del fútbol en Laos. Siempre ha abogado enérgicamente por el fútbol femenino, tanto desde su puesto actual como desde su anterior cargo en el primer Comité de Fútbol Femenino del país.

Bajo su batuta se ha implantado un plan a largo plazo para el fútbol femenino y se han creado numerosas selecciones nacionales juveniles. También se ha impulsado de manera coordinada y fructuosa aumentar el número de competiciones femeninas de fútbol, así como de árbitras y entrenadoras.

jk9zdlmbxprv4otfvzmc.jpg

Un hito trascendental

En categoría absoluta, se ha revitalizado la selección nacional después de años de inactividad. En estos momentos, la intención de Laos es participar por primera vez en una fase de clasificación para la Copa Mundial Femenina de la FIFA, cuya campaña para 2023 arrancará este año.

Keomany asegura que, en los últimos años, el país se está volviendo cada vez más receptivo con el fútbol femenino.

“Afortunadamente, en Laos, y en particular esta generación, los hombres y las mujeres hemos tenido las mismas oportunidades en el fútbol”, señala. “No obstante, la perspectiva y los estereotipos del fútbol femenino o de las mujeres en el fútbol sigue siendo un obstáculo a la hora de atraer a más mujeres a la industria del fútbol”.

“El reto al que se enfrentan las mujeres que juegan al fútbol en Laos tiene que ver más bien con los estereotipos y las expectativas sobre su aspecto cuando se hacen futbolistas. La falta de apoyo familiar es un problema muy común. Estamos intentando cambiar la visión de la gente y enseñarles que el fútbol no es solo para ellos, sino también para ellas, y que las mujeres pueden continuar su carrera en esta industria una vez finalizada su etapa en activo”.

“El objetivo actual es llevar el fútbol a todos los rincones del país y convertirlo en la actividad más popular. Con el tiempo, confiamos en que el fútbol femenino sea profesional y que nuestras jugadoras puedan vivir de él aquí en Laos”.