Carlos Ortiz: "Espero que Ricardinho no se haya guardado mucho"

26 sept. 2021
  • España y Portugal se miden en cuartos de la Copa Mundial de Futsal 2021

  • Será el reencuentro de dos grandes amigos: Ortiz y Ricardinho

  • Los dos llevan jugando juntos las últimas ocho temporadas

Este domingo por la tarde algún hotel de Lituania tendrá a Carlos Ortiz y Ricardinho compartiendo mesa. Se tomarán por fin ese café juntos del que a buen seguro llevan ya tiempo hablando.

"Están en Vilna y quedaremos a tomar un café y charlaremos un rato", se sincera el capitán de España Ortiz a FIFA.com, aunque la seriedad le dura poco: "Le diré que esté tranquilo, porque en los momentos importantes siempre deja una jugada para el recuerdo y espero que no se haya guardado mucho", ríe el español, al que se le notan las ganas de verse con uno de sus mejores amigos en el futsal.

El sorteo tenía reservado un España – Portugal en cuartos, que propiciará que ambos queden para verse en la previa antes de que se vuelvan a reunir en una cancha. Después de compartir equipo las últimas ocho temporadas (siete en Movistar Inter de España y una en el ACCS Futsal francés) otra vez les tocará enfrentarse como rivales y siendo los capitanes de sus selecciones.

La última vez que esto ocurrió, en la UEFA Futsal Euro de 2018, el triunfo fue del lado portugués. Ricardinho y su selección por fin derrotaban a España en partido oficial y lo hacían en la final. Era además el primer gran título del combinado luso.

"Fueron superiores todo el torneo, hicieron prácticamente perfectos todos los partidos, llegaban muy bien físicamente", resalta a FIFA.com el capitán de España Carlos Ortiz, que no quiere hablar de revancha al recordar ese partido. "Si lo pensáramos así, imagínate ellos, con todas las veces que les hemos ganado", nos cuenta, señalando la superioridad de La Roja ante sus vecinos en partidos oficiales antes de aquella final de 2018.

"Creo que ellos se lo merecían por constancia y por cómo han estado peleando", nos cuenta, reflexionando al ser preguntado qué recuerda haber hablado con Ricardinho de aquel triunfo. Pero ahora las miras son otras. Otro torneo y partir de cero. Tres años más tarde, España y Portugal se vuelven a ver las caras con las semifinales de la Copa Mundial en el horizonte.

Vivir y disfrutar el futsal

Carlos Ortiz se muestra confiado. La gran primera parte de España en octavos ante la República Checa es el principal aval antes de cuartos de la campeona del mundo en 2000 y 2004. "Llegamos muy bien, en línea ascendente. La fase de grupos fue correcta, estuvimos bien sin dar nuestro mejor nivel, pero en octavos se vio en la primera parte la España que queremos: intensa, agresiva y bastante bien en el juego ofensivo. Dimos un paso adelante", destaca el jugador, que tras Lituania comenzará a vestir la camiseta del FC Barcelona.

El cierre, que está disputando su cuarto Mundial, sabe que está ante su última gran oportunidad de poder levantar este título, tras quedarse a las puertas con los subcampeonatos de 2008 y 2012.

"En cierta manera es el Mundial más especial. Es la última oportunidad que tengo de ser campeón del mundo. Lo estoy viviendo y disfrutando todos los días”, destaca Ortiz, que a sus 37 años reflexiona desde su experiencia: “Hay muchos jugadores aquí que también puede ser su última competición, aunque ahora no sean conscientes. Hay que dar el máximo en cada partido y cada entrenamiento porque estamos ante una gran oportunidad de levantar el título".

Ortiz, de récord

En los amistosos previos a la disputa de la Copa Mundial, Ortiz cumplió su partido 200 como internacional español. Un logro de lo que muy pocos en el mundo pueden presumir. Destaca su principal cambio con aquel joven que debutó allá por 2006: "La templanza. Antes era mucho más visceral, en los partidos tenía mucho más fuego encima, era más anárquico. Ahora con la experiencia y el número de partidos mucha más templanza y razono más las cosas".

Esa templanza será fundamental en las opciones de España a partir de cuartos. “Quizás algo menos Marruecos, pero todas las selecciones que están aquí pueden ser campeones de mundo”, nos cuenta. Sabe que ahora empieza lo bueno, pero no se moja en favoritismos: "Está todo muy igualado, todas han dado un paso adelante y ya no hay ningún rival que te exija poco. Los cuartos serán preciosos".

Aun así, tiene claro cuales serán las claves esta última semana: “El que menos errores cometa y esté mejor defensivamente. Es importante que todos los jugadores lleguen sin molestias. Ahí puede estar el Mundial, aunque ahora mismo está todo muy abierto”, resalta. Y aunque la templanza le pide mantener los pies en el suelo, sí que se imagina levantando el título el domingo 3 de octubre, día que cumplirá 38 años:

"Sería la guinda a muchos años en la selección, compitiendo en bastantes torneos importantes, viniendo a cuatro Mundiales… El colofón perfecto. Me acordaría de mi familia, de Venancio [López], que ha sido el seleccionador con el que más tiempo he compartido partidos, y me acordaría de muchos jugadores que he tenido de compañeros y han tenido el mismo sueño que yo y no lo han conseguido”, concluye.