Al-Habsi quiere que las oportunidades de disputar torneos mundiales sean más frecuentes

5 oct. 2021
  • El exguardameta de Omán no llegó a participar en una Copa Mundial de la FIFA

  • Dice que el calendario no puede poner los principales torneos de las confederaciones en medio de las temporadas de clubes de Europa

  • Los jugadores y los hinchas son protagonistas de la revisión exhaustiva del calendario mundial

Ali Al-Habsi vistió los colores de Omán de forma sobresaliente durante casi dos décadas, pero su federación miembro es una de las 133 que nunca han estado representadas en el escenario verdaderamente global de la Copa Mundial de la FIFA. En este proceso de revisión del calendario posterior a 2024, el antiguo arquero desea aumentar las oportunidades de que eso ocurra mediante una “solución adecuada para los jugadores, los clubes y las selecciones nacionales”.

Omán está peleando en estos momentos por una plaza en la Copa Mundial de la FIFA Catar 2022, tras ganar su primer partido de la tercera ronda de la fase de clasificación de la AFC a domicilio frente a Japón y perder por el mínimo margen en casa ante Arabia Saudí en la última jornada. Esta semana regresa a las canchas con sendos enfrentamientos contra Australia y Vietnam, en Doha y Mascate respectivamente. Sin embargo, Al-Habsi considera que entre las prioridades futuras debe haber un calendario más claro.

“Creo que cuando se juega con la selección nacional, se trata de un tipo de partidos que hacen que la sensación y el ambiente sean diferentes”, afirmó el exguardameta, que compitió en Inglaterra durante más de una década. “Eso genera más ganas y motivación por parte de los jugadores. El desarrollo del calendario internacional requiere cambios en esos partidos“.

“Hoy en día, uno juega en Europa y vuelve a su país solo para tomar de nuevo el avión rumbo a otro país lejano, para jugar un amistoso. Creo que es importante que elaboremos un mecanismo para gestionar los partidos oficiales, en lugar de centrarnos en los amistosos de selecciones. Jugar con los clubes y con las selecciones requiere un gran esfuerzo, que puede suponer una carga física y mental para los propios jugadores y, del mismo modo, determinar su futuro y las decisiones de los entrenadores sobre su convocatoria“. 

SYDNEY, AUSTRALIA - JANUARY 13:  Ali Al Habsi of Oman gestures during the 2015 Asian Cup match between Oman and Australia at ANZ Stadium on January 13, 2015 in Sydney, Australia.  (Photo by Brendon Thorne/Getty Images)

“Por ejemplo, la Copa Asiática [de la AFC] y la Copa Africana de Naciones [de la CAF] siempre se celebran en mitad de la temporada de las grandes ligas europeas, eso les causa problemas a algunos jugadores y técnicos, a la hora de tomar decisiones respecto a las convocatorias en sus respectivos clubes. Creo que es posible encontrar una solución que sea adecuada para los jugadores, los clubes y las selecciones nacionales, y que también pueda afectar positivamente a los aficionados al fútbol”.

Al-Habsi es una de las estrellas del fútbol mundial de las seis confederaciones de la FIFA a las que se ha invitado a dar su opinión sobre el calendario masculino, con el fin de optimizarlo en el periodo posterior a 2024, que todavía no se ha fijado. 

DOHA, QATAR - SEPTEMBER 09: Ali Al Habsi poses for a portrait following an interview during the FIFA Technical Advisory Group on the future of men’s football sessions on September 9, 2021 in Doha, Qatar. (Photo by Harold Cunningham - FIFA)

Además de los jugadores, entre otros muchos grupos se está consultando a los medios de comunicación, los hinchas, las ligas, las federaciones miembro, los socios y las confederaciones, en el marco de un proceso de revisión exhaustivo dirigido por Arsène Wenger, director de Desarrollo del Fútbol Mundial de la FIFA. En estos debates no se ha dejado ningún tema fuera de la mesa, incluida la frecuencia de los torneos mundiales.

“A veces, al disputar la competición preliminar, acabas jugando contra selecciones del máximo nivel, como Japón, [la República de] Corea o Irán, eso entraña el riesgo de sufrir una eliminación prematura”, reflexiona Al-Habsi. “Y luego hay que esperar otros seis años antes de tener la oportunidad de jugar los clasificatorios del siguiente torneo. Pero si pudiéramos experimentar con la opción de dos años, el ciclo para prepararse sería más breve y habría más avances en cuanto a los países que aún no han tenido la oportunidad de participar en el Mundial”.