Wenger expone las perspectivas del "fútbol del futuro"

11 sept. 2021

Arsène Wenger expuso a los medios de comunicación sus perspectivas sobre el "fútbol del futuro" en una presentación pormenorizada que resaltó no solo los problemas actuales del calendario internacional, sino también las oportunidades que brindaría al fútbol mundial una reorganización a partir de 2024.

El director de Desarrollo del Fútbol Mundial de la FIFA compareció en una rueda de prensa virtual en la que participaron medios de comunicación de todo el mundo, después de un encuentro de dos días de duración del Grupo de Asesoramiento Técnico de la FIFA sobre el futuro del fútbol masculino, celebrado en Doha (Catar) y al que asistió un grupo de estrellas del fútbol.

"Nuestra misión es planificar y dar forma al fútbol del futuro, y mejorar la competición del fútbol mundial", dijo Arsène Wenger sobre su plan, que destaca la necesidad de anteponer a jugadores y aficionados. "Muchos se han quejado de que ha sido un maratón de partidos, queriendo decir que jugamos demasiados encuentros. Nuestro deseo es que sean partidos relevantes, jugar al máximo nivel y no aumentar la cantidad, sino la calidad de los partidos".

El exentrenador del Arsenal declaró que, si se redujera la naturaleza "intermitente" de los partidos de selecciones que se intercalan a lo largo de la temporada del fútbol de clubes, los jugadores podrían viajar menos, se cansarían menos y podrían disputar más partidos relevantes.

"No estamos contemplando incrementar la cantidad de partidos. Somos muy conscientes de ello", indicó. "Para mí, lo principal es que haya más partidos constructivos. Queremos darles a los aficionados lo que exigen en estos momentos, que no es otra cosa que partidos relevantes. Nuestro deseo es responder a esa expectativa".

Pero el director de Desarrollo del Fútbol Mundial de la FIFA también apuntó la necesidad de que el calendario aborde la brecha, cada vez mayor, que existe entre confederaciones, puesto que las fases eliminatorias de la Copa Mundial de la FIFA™ las acaparan selecciones procedentes de una o dos regiones geográficas.

"Muchas confederaciones no tienen acceso a partidos de máximo nivel, por lo que no disponen de opciones para reducir las diferencias entre ellas y las grandes confederaciones", explicó.

"Personalmente, me cuesta hacerme a la idea de que trabajo al servicio del fútbol, pero sé que se dan situaciones en las que un niño que nace en un lugar determinado no goza de las mismas oportunidades que otro que haya nacido en un país que sí dispone de un fútbol estructurado y que apuesta por el desarrollo de talentos. Yo quiero que todos los talentos tengan su oportunidad y, en este sentido, creo que el actual calendario de partidos está desfasado".

Wenger también compartió sus ideas con el colectivo de estrellas del fútbol que componen el Grupo de Asesoramiento Técnico de la FIFA para el futuro del fútbol masculino, y que ha proporcionado información detallada acerca de los planes de Wenger.

"Hay un 20 % de fútbol de selecciones y un 80 % de fútbol de clubes. Nuestro deseo es mantener ese equilibrio, pero queremos reorganizarlo de una manera más eficiente", añadió Wenger. "Esto significa reagrupar y reducir las fases preliminares del fútbol de selecciones, crear espacios de tiempo más largos para que los jugadores permanezcan con sus clubes y establecer un periodo de descanso garantizado cada año para los futbolistas".

Esta propuesta pretende reagrupar los torneos globales y continentales de una manera estructurada. "Un calendario revisado nos daría la oportunidad de organizar la Copa Mundial de la FIFA™ en 2026 y, en 2027, reagrupar de nuevo los torneos continentales para, en2028, volver a celebrar el Mundial", manifestó. "La Copa Mundial de la FIFA™ ha experimentado una evolución constante desde su edición inaugural con trece equipos en 1930 hasta el formato de 2026, en el que contaremos con 48 selecciones en la fase final".

Además, la posición actual del fútbol como el deporte más popular del planeta no se da por garantizada, y Wenger tiene mucho interés en salvaguardar el estatus futuro del deporte rey con estos cambios.

"Los tiempos y los comportamientos están cambiando", dijo el director de Desarrollo del Fútbol Mundial de la FIFA sobre un mundo en el que la simplicidad y la inmediatez son las características imperantes. "Vivimos en una sociedad que se mueve muy deprisa con los deportes electrónicos, y las nuevas generaciones están acostumbradas a obtener respuestas rápidas, inmediatas, a todo lo que desean".

"Por otro lado, intervienen también la globalización y una mentalidad nueva. En mi opinión, la forma en la que está concebida esta propuesta dará paso a una nueva mentalidad. Por ejemplo, la Eurocopa de la UEFA se pospuso a 2021 por la pandemia, y fue una competición fantástica. Y el año que viene tenemos el Mundial. A mí no me parece que esto suponga ningún problema. Diría incluso que da la impresión de que la EURO acabó hace ya mucho tiempo, y que todos estamos esperando con entusiasmo a que llegue el próximo Mundial. Los aficionados se beneficiarán, porque creo que se han ganado el derecho a ver más a menudo competiciones de máximo nivel. Y los futbolistas, por su parte, verán reducida su carga actual de desplazamientos: disputarán más partidos competitivos y tendrán más oportunidades de participar en la Copa Mundial".