Braun: "Quiero romper los estereotipos en Botsuana"

13 ago 2021
  • Carolin Braun vive en Botsuana desde hace más de dos años

  • Se dedica a apoyar el desarrollo del fútbol

  • Dos claves: formar entrenadores y detectar talentos

Botsuana es un hermoso país del sur de África, conocido no solo por el delta del Okavango, sino también por sus impresionantes paisajes. Desde hace un par de años es también la residencia de Carolin Braun, que nos cuenta cómo llegó hasta aquí en esta entrevista con FIFA.com.

“Desde hace aproximadamente 60 años, el Ministerio de Asuntos Exteriores, en colaboración con el Comité Olímpico Alemán, envía a expertos para fomentar la cultura y el deporte en distintos países del mundo, como Botsuana, por ejemplo”, explica Braun.

“Botsuana presentó una solicitud a través de su Comité Olímpico nacional y, a partir de ahí, una cosa llevó a la otra. Ya he cumplido dos años y medio como directora de un proyecto futbolístico a largo plazo entre Alemania y Botsuana. Los socios de este proyecto son el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, el Comité Olímpico Alemán, la Federación Alemana de Fútbol (DFB), la Federación de Fútbol de Botsuana (BFA) y el Ministerio para la promoción juvenil, el deporte y el desarrollo cultural de Botsuana”.

Una de sus tareas principales es la formación de entrenadores y entrenadoras, así como la detección de talentos. Además, como directora técnica de la BFA, es la responsable del desarrollo deportivo general y entrenadora asistente de la selección masculina.

“Lógicamente, que haya una mujer como entrenadora asistente en la selección masculina es algo extraordinario. En mi opinión, es muy importante y beneficioso para todos que haya diversidad en el cuerpo técnico. Al mismo tiempo, quiero romper los estereotipos que siguen existiendo, especialmente en el fútbol, y allanar el camino de las mujeres en este deporte tanto en Botsuana como en el resto del mundo. Seguiré así hasta que no haga falta abordar este tema explícitamente”.

Para conseguirlo, Braun ha puesto a las mujeres en el foco. De hecho, una de sus primeras acciones fue ir a conocer las distintas selecciones femeninas y estar al lado de las entrenadoras para asesorarlas.

Hicimos historia con el combinado femenino al meternos en la tercera ronda del clasificatorio olímpico. Allí perdimos ante Zambia, selección que participó en Tokio. En esa misma fase de clasificación vencimos a Sudáfrica, un hito histórico, y también fuimos subcampeonas de la Copa COSAFA”, cuenta Braun sobre sus éxitos más recientes.

 “Acudí a las concentraciones y a los partidos en calidad de asesora técnica, y presté mi ayuda dentro y fuera del terreno de juego. A pesar de haber cosechado estos buenos resultados, se sigue hablando de sustituir a la seleccionadora por un hombre con el pretexto de que, ahora que hemos alcanzado un buen nivel, hay que poner a alguien que también sea bueno", dice.

Y continúa: "Son planteamientos que debemos quitarles de la cabeza, y situaciones en las que no hago otra cosa que insistir y proporcionar información. Al mismo tiempo, quiero formar y seguir formando a las mujeres que ya están involucradas en el proyecto para que obtengan licencias superiores. De esta manera, dispondrán de un papel que demuestre que tienen una Licencia A o B y que están cualificadas”.

En este sentido, el hecho de que Braun sea la primera directora técnica y que Goabaone G. Taylor fuera nombrada recientemente la primera directora ejecutiva de la federación resulta de gran ayuda. “Es algo muy especial, por supuesto, y beneficia a las niñas y a las mujeres, porque ven que ellas también pueden conseguir cosas en el mundo del fútbol”.

Braun, de 35 años, que colaboró también con Monika Staab en un proyecto en Gambia, solo tiene palabras de elogio para el trabajo que se está realizando en el seno de la federación, pese a que no todo el mundo vio con buenos ojos su llegada a Botsuana.

“Todos mis compañeros de la federación han nacido y han crecido en Botsuana. De repente, llega alguien de otra cultura y con otras ideas, y no lo hace para impartir un seminario, sino para quedarse varios años. Y, para colmo, esa persona es una mujer más joven que ellos…”, comenta entre risas.

“Lógicamente, son cosas que al principio pueden ser un poco complicadas. Ocurriría lo mismo en cualquier otro ámbito. Se necesitan ciertas competencias interculturales, que haya respeto mutuo y tener un espíritu abierto. La colaboración está funcionando muy bien. Me han acogido bien y puedo aplicar mis cualidades en distintas áreas", amplía.

"Mi propósito es conseguir el mayor número posible de socios internacionales para la federación e ir implementando paso a paso cosas que antes no existían. Hace unas semanas, por ejemplo, llevamos a cabo junto con Namibia el primer curso internacional de instructores en formato digital de la DFB. Este tipo de medidas y de colaboraciones son excelentes”.

Además, desde hace poco, Braun es “experta técnica en el programa de liderazgo de la FIFA en calidad de mentora. Es algo magnífico y con lo que disfruto muchísimo”.

En estos momentos, todo va por el buen camino: la federación ha reconocido la necesidad de formar a los entrenadores y a las entrenadoras y ha invertido más dinero en ello.

“Hemos permitido que las selecciones juveniles y absolutas tengan muchas más oportunidades de concentrarse, y les estamos ofreciendo aún más. Al llegar, hice un análisis de la situación, y diseñé distintos planes, distintas estrategias y aporté muchas ideas. No obstante, muchas de ellas no pudieron ponerse en marcha porque el presupuesto o los recursos humanos no eran suficientes”, señala Braun, que tiene un doctorado en Ciencias del Deporte así como la Licencia A de la UEFA.

En el fútbol nos vamos encontrando todas por el camino, porque en Alemania aún son pocas las mujeres que se embarcan en esta aventura. Otro ejemplo es Inka Grings, con la que cursé la Licencia A hace unos años.

Dr. Carolin Braun

“Organizar un curso para entrenadores, y más en tiempos de pandemia, es muy difícil. Las medidas cambian constantemente y hay ir adaptándose sobre la marcha. Hace poco tuvimos que posponer dos cursos, porque las cifras se han disparado. Siempre hay alguien en cuarentena. No se lo pueden imaginar".

"Es un trabajo que te ocupa las 24 horas del día y, a veces, es un poco caótico. A pesar de la situación actual, intento impulsar cuanto puedo. Tengo muchas ganas de ver cómo irá todo al final de este proyecto, dentro de dos o tres años, y de cómo seguirán evolucionando las cosas aquí”.

Está por ver hacia dónde dirigirá Braun sus próximos pasos. De momento, el proyecto de Botsuana sigue su curso, pero si algo tiene el fútbol es que nunca se sabe qué deparará el futuro.

*El programa del curso del Departamento de liderazgo técnico de la FIFA ofrece formación para directores técnicos. Además, se ha introducido también un programa de mentores. Carolin Braun es una de las cerca de 40 expertas y expertos que imparten distintos módulos del seminario y realizan charlas individuales con directores técnicos de todo el mundo.