Mauricio mira al futuro

28 nov. 2020
  • El Juego Global en Mauricio

  • A 1.800 kilómetros de la costa de África

  • "Nos encontramos en proceso de construcción"

Si nos embarcamos en la costa este de África y ponemos rumbo al océano Índico, a los 1.000 kilómetros llegaremos a Madagascar. Si navegamos otros 800 kilómetros, nos encontraremos con la preciosa Isla Mauricio, conocida por sus playas, lagunas y arrecifes.

En las montañas de su interior está el parque nacional Gargantas del Río Negro, con sus selvas tropicales, cascadas, senderos y fauna salvaje, entre la que destaca el zorro volador.

El fútbol llegó a Mauricio a principios del siglo XX de la mano de los pobladores británicos, y no tardó en convertirse en el deporte más popular.

Empezaron a fundarse nuevos clubes por toda la isla. Al igual que en Inglaterra, algunos de estos equipos tenían su origen en escuelas superiores como Royal College de Curepipe y Saint-Joseph College. Otros, en cambio, los fundaron distintos grupos de la población que integraba la sociedad de Mauricio en aquella época.

Los nombres de algunos clubes hacían referencia al origen de sus miembros, como Dragons chinois [los dragones chinos] o a símbolos nacionales, como Dodo Football Club [ndlr: el dodo era una especie de ave no voladora de gran tamaño, endémica de Mauricio hasta su extinción].

ew56jlakn3vvwwal9crk.jpg

La introducción de las primeras estructuras

Poco a poco, los clubes y el organismo rector del fútbol mauriciano fueron implantando algunas estructuras, así como la liga nacional, fundada en 1935. La Republic Cup se creó en 1957 y pasó a ser la segunda competición nacional del país.

Además, en este tiempo se formó la selección nacional. El equipo, apodadoClub M, disputó su primer partido en 1947 contra un combinado de la isla Reunión. Entre 1947 y 1963, la selección ganó diez veces el Triangular del Océano Índico, torneo precursor de los Juegos Insulares del Océano Índico.

En 1952 se fundó la Federación Mauriciana de Fútbol con el objetivo de coordinar las actividades futbolísticas del país. Diez años después, pasó a ser miembro de la Confederación Africana de Fútbol (CAF), y en 1964 ingresó también como miembro de la FIFA. Para entonces, la construcción de un estadio en el que la selección pudiera jugar sus partidos internacionales era ya una necesidad, por lo que en 1955 se levantó el George V en la ciudad de Curepipe.

A pesar de todos estos progresos, las reducidas dimensiones del país —unos 2.000 kilómetros cuadrados de superficie— le impedían destacar a nivel continental. De hecho, Mauricio solamente ha participado en una edición de la Copa Africana de Naciones de la CAF (1974) y, hasta ese momento, solo había ganado una edición de los Juegos Insulares del Océano Índico (1985).

oxdsy3ycjkxoq13no8sn.jpg

¿Una nueva era en el fútbol de Mauricio?

En 2001, el fútbol de Mauricio se reestructuró mediante una nueva reglamentación legal en el marco deSports Act. En primer lugar, se acordó que los clubes de la liga mauriciana, que abarca tres categorías, ya no se organizarían por las raíces étnicas, sino por su ubicación geográfica. Además, la federación nacional decidió apostar más por el fútbol juvenil, y se fijó el objetivo de tener un papel más relevante tanto en el fútbol como en el deporte internacional.

En el año 2003, Mauricio fue anfitrión de los Juegos Insulares del Océano Índico, disputados en el estadio George V, que se modernizó para la ocasión. La selección mauriciana aprovechó al máximo el factor cancha y volvió a proclamarse campeona del torneo. En mayo de 2013, la sede de la Federación Mauriciana de Fútbol albergó el 63.º Congreso de la FIFA, y constató así su ambición por tener una mayor presencia en el fútbol internacional.

En los últimos años, el organismo rector del fútbol mundial ha puesto en marcha diversos proyectos Goal en la isla, entre los que destaca la inauguración en 2013 de una cancha de césped artificial en el centro de alto rendimiento Trianon. Gracias a esta inversión, las instalaciones se han convertido en un referente para los cerca de 80.000 futbolistas en activo que hay en el país.

Sentadas las bases para el futuro

En el fútbol internacional, sin embargo, el mayor éxito de Mauricio llegó hace alrededor de 20 años, cuando alcanzó el 116.º puesto en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola. A excepción de la vez que ocupó la 112.ª posición, asignada a Mauricio cuando se instauró el ranking en el año 1992, este sigue siendo el lugar más alto que ha ocupado el conjunto insular.

Para alcanzar semejante posición, la selección mauriciana empató ante combinados de la talla de Sudáfrica y Gabón, e incluso derrotó a Angola en un partido clasificatorio para la Copa Africana de Naciones de la CAF del 2000. En aquel entonces, Jimmy Cundasamy era la gran estrella, un jugador amateur que militó exclusivamente en clubes de las islas de Mauricio y de Reunión. De hecho, el rendimiento de Cundasamy y de la histórica hornada de Dodos sigue infundiendo respeto en la actualidad.

"En la isla no se habla de otra cosa que de aquella generación de oro que consiguió clasificarse para la Copa Africana de 1974. Esa selección le dio honor y gloria a nuestro fútbol, y todos los mauricianos, incluso a los que apenas les interesaba el fútbol, conocen las heroicidades de aquellos jugadores", explica Lindsay Rose, defensa de la selección mauriciana, a los micrófonos de FIFA.com.

"Juego en la selección desde hace apenas dos años y medio, pero veo que ya ha habido una evolución. Existe el deseo de hacer las cosas bien, y la federación ha introducido medidas importantes para impulsar el desarrollo del fútbol en la isla y el progreso del combinado nacional. Soy optimista de cara al futuro".

No obstante, los Dodos ya se han quedado fuera de los clasificatorios para la Copa Africana de Naciones de la CAF 2021 y para la Copa Mundial de la FIFA Catar 2022™, después de caer ante Santo Tomé y Príncipe (2-5 en el global de la eliminatoria) y ante Mozambique (0-3 en el global de la eliminatoria).

"Pero no todo es negativo, ni mucho menos. Tenemos mucha calidad en el equipo, y les ponemos las cosas difíciles a nuestros rivales cuando vienen a jugar a Mauricio. Nuestra base de trabajo es buena".

Dos rostros nuevos al timón

De cara a ese desarrollo en el futuro, en febrero de 2020 se nombró a un director técnico, el sudafricano Zunaid Mall, y a un nuevo seleccionador, el franco-argelino Boualem Mankour.

"Hay que mirar al futuro, y el futuro son los jugadores jóvenes. Nos prepararemos bien en los próximos dos años", prometió Mankour en su presentación.

"A mí no me parece imposible emular algún día los éxitos de nuestros predecesores. Solamente debemos tener un poco de paciencia. Nos encontramos en pleno proceso de construcción", declaró Rose en esta misma línea.