Los Barea ya no miran hacia abajo

29 ago 2019
  • Madagascar alcanza los 100 primeros del #RankingFIFA

  • Sacó provecho de su histórica campaña de la CAN 2019

  • Ahora apunta alto, pero con los pies en la tierra

Sin inscripción, abandono, ronda previa y exclusión: son las cuatro situaciones en las que estuvo Madagascar en la fase previa de la Copa Africana de Naciones entre 1957 y 2017. De este modo, pasó 31 ediciones viendo cómo los demás países se disputaban el principal torneo de la CAF sin tener nada que decir al respecto.

La travesía de 60 años por el desierto de los Barea acabó el pasado octubre, al obtener una victoria por 1-0 sobre Guinea Ecuatorial que selló su participación en Egipto 2019. Todo apuntaba a que sería un rival asequible para los demás contendientes de un grupo reñido, y que prácticamente se contentaría con participar y volver a casa llevándose tres derrotas y lecciones extraídas de cara al futuro.

Sin embargo, los malgaches alcanzaron nada menos que los cuartos de final. Esa trayectoria excepcional y los progresos realizados se tradujeron en un avance de 12 posiciones, hasta la 96ª, en la Clasificación Mundial FIFA/CoCa-Cola del mes de julio.

“Llevábamos dos años y medio construyendo este equipo, pensando en el objetivo de la clasificación para la CAN. No era fácil, al tener a Senegal, Sudán o Guinea Ecuatorial en nuestra liguilla. Y al final, en octubre pasado, fuimos los primeros clasificados para la CAN, eso nos dejó tiempo para prepararnos y llegar al torneo sin complejos”, afirma su capitán, Faneva Andriatsima, para intentar explicar ese éxito inesperado.

cvydlgq46heq76hltwwv.jpg

La trayectoria de Madagascar en la CAN 2019

  • Guinea 2-2 Madagascar (Grupo B)

  • Madagascar 1-0 Burundi (Grupo B)

  • Madagascar 2-0 Nigeria (Grupo B)

  • Madagascar 2-2 [4-2 PEN] RD Congo (octavos)

  • Madagascar 0-3 Túnez (cuartos)

Así, bien preparados, repletos de entusiasmo y movidos por el deseo de hacer más felices aún a 25 millones de compatriotas que seguían celebrando la clasificación, el cuadro malgache empezó protagonizando una primera sorpresa, al empatar ante la Guinea de Naby Keita, para luego doblegar a Burundi, otro debutante en el torneo. Pero lo mejor todavía estaba por llegar…

En su último compromiso de la fase de grupos, Madagascar venció a Nigeria, peso pesado del continente, al que arrebató la primera plaza, y en octavos se deshizo de la RD del Congo, excampeón del torneo.

Los resultados sorprendieron, pero obedecieron a la lógica del fútbol practicado. “Les doy carta blanca en cuanto al juego, tienen incluso la obligación de desplegar un buen fútbol, porque saben hacerlo”, insiste su seleccionador, el francés Nicolas Dupuis, en una entrevista con France Football.

“El juego combinativo y la posesión del balón tienen que ser nuestro sello característico. En el apartado defensivo, al contrario que muchos equipos africanos, somos capaces de mostrar un bloque sólido. Eso es en cierto modo lo que marca diferencias”.

La otra explicación a ese gran desempeño en la cita continental quizás sea también la imagen que tenía la selección antes de la llegada de Dupuis, en 2016.

“Me daba la impresión de que los rivales se confiaban en exceso y nos tomaban algo a la ligera, cuando nosotros sabíamos lo que éramos capaces de hacer”, señala el técnico, que compagina su trabajo con el de entrenador del FC Fleury 91, de la cuarta división francesa. “Solo nosotros estábamos convencidos de nuestras fuerzas, nadie más”.

Y si nos fijamos en el relativo anonimato de los malgaches desde hacía años en el escalafón mundial, no se puede reprochar demasiado a sus adversarios que los hubiesen subestimado.

Madagascar en la Clasificación Mundial de la FIFA:

  • Posición media desde la creación de la clasificación: 135

  • Puesto en junio de 2019, antes de la CAN: 108

  • Peor puesto: 190 (marzo de 2014)

  • Mejor puesto: 78 (diciembre de 1992)

Ese rendimiento en tierras egipcias, al terminar entre los ocho mejores de África, ha situado a los Barea entre los 100 primeros de la jerarquía mundial, aunque son conscientes de que lo más difícil no es alcanzar este nivel, sino mantenerlo. “Va a ser complicado mejorarlo la próxima vez”, advierte por su parte Dupuis.

“Hay que aprovechar lo que hemos hecho para decir que el trabajo da sus frutos. Tenemos que seguir esforzándonos si no queremos que esto sea algo efímero”, insiste también el seleccionador, que ha sabido sacar partido del apoyo de las autoridades malgaches y de los proyectos de desarrollo financiados por la FIFA durante estos últimos años.

“Seguimos siendo un equipo pequeño, de escasos medios, aunque con mucho corazón. Y con algo de suerte y de inteligencia, nos encontramos aquí”, se congratula el ya veterano Andriatsima, de 35 años.

“Hemos sabido representar dignamente a nuestro país. Aun con la eliminación en cuartos, pudimos unir a los malgaches de todo el mundo. Espero que estemos en la próxima CAN dentro de dos años”, concluye esperanzado.