El niño prodigio para quien la salud mental fue lo primero

13 sept 2021
  • Sonny Pike estaba llamado al estrellato, pero se vio sumido en una depresión 

  • Cuenta su experiencia para concienciar a los jóvenes jugadores sobre los problemas de salud mental

  • FIFA Guardians vela por el bienestar mental y emocional de los niños y las personas vulnerables que participan en el fútbol

Sonny Pike era un “niño prodigio”, ágil y dotado de una gran técnica, que saltó a la fama después de que varios grandes clubes se percataran de su excepcional talento como artillero. Quienes seguían el fútbol inglés en la década de 1990 posiblemente esperaban que se convirtiera en un jugador de renombre en el máximo nivel, pero la presión de las expectativas siendo tan joven acabó haciendo mella en él. 

“Destaqué gracias a los goles”, cuenta Pike a FIFA.com. “En mi primera temporada marqué 49, y luego entre 80 y 100 goles por temporada, todas las temporadas. Mis primeros recuerdos son de cuando tenía seis años. Estaba celebrándose la Copa Mundial de la FIFA de 1990, y yo no quería otra cosa que jugar al fútbol”.

“Conseguí una prueba con el Ajax, así subí de nuevo a otro nivel. Estaba muy demandado por la prensa y me convertí en un niño famoso, un ‘niño prodigio’. Creo que nunca he visto a ningún otro niño recibir ese tipo de atención”.

Bajo el resplandor del interés mediático, Pike se debatía entre decepcionar a su familia y a sus entrenadores, y pedir el apoyo que necesitaba como jugador joven que era. “Había gente preocupada por mí, pero yo no decía nada”, explica. “Lo único que yo quería era jugar al fútbol, pero al mismo tiempo deseaba que la gente estuviese contenta”.

A lo largo de su adolescencia, el joven Sonny Pike, alegre y entusiasta, se volvió retraído e introvertido, y desarrolló una relación poco saludable con el deporte que antes era su pasión. “La edad entre los 14 y los 16 años fue la más dura, sin duda”, confiesa. “Tenía muchísimos problemas. Hasta cuando entraba en la cancha a jugar, me escondía en ella. Siempre había sido una persona extrovertida, pero no estaba haciendo las cosas bien”. 

“Pasé seis semanas sin salir de la habitación. El carácter me cambió. Pensé en quitarme la vida, llegué a ir a un sitio a pensar en hacerlo. Pero, al volver, decidí que iba a ser o el fútbol o mi salud mental. Y el fútbol tenía que ser lo segundo”.

Pike siguió jugando, pero le costó recuperar su pasión por el fútbol y lo que hizo fue dedicarse a entrenar. Ahora adiestra a jóvenes jugadores, adoptando un enfoque holístico de su desarrollo, y es un defensor de la salud mental.

“Lo bueno es lo que hago ahora, hablar con la gente [sobre la salud mental] y procurar estar ahí para los jugadores. Me gusta ofrecerme para todo, porque entiendo el tipo de presión que conlleva. Mi consejo es que hablen, que se comuniquen con la gente. Creo que si uno habla, se quita la presión de dentro, mientras que si se la guarda es una bomba de tiempo. No puedo ayudar a todo el mundo, pero procuro ser alguien con quien se pueda hablar”.

En enero de 2021, la FIFA presentó, junto con la Open University, el Diploma FIFA Guardians de salvaguardia en el deporte, cuyo objetivo es profesionalizar el trabajo de los especialistas de salvaguardia en el fútbol y mejorar las normas en este ámbito. 

La FIFA colabora con sus 211 federaciones miembro y con las confederaciones para proteger el bienestar y la seguridad física, mental y emocional de los niños y las personas vulnerables de todo el planeta mediante la oferta de este programa educativo mundial de referencia, a través del conjunto de recursos de salvaguardia de FIFA Guardians y el Departamento de Salvaguardia y Protección de Menores de la FIFA.

Befrienders Worldwide 

Befrienders Worldwide proporciona ayuda y apoyo a los que experimentan angustia emocional o ganas de suicidarse, por todo el mundo. Visita https://www.befrienders.org/ y https://www.befrienders.org/other-helpline-organisations para encontrar apoyo en tu país.

Téngase en cuenta que, aunque se hace todo lo posible para garantizar que la información sea precisa, la FIFA no es responsable del contenido de las páginas web externas. Si estás en peligro inminente, llama a los servicios de emergencia de tu localidad.

Los futbolistas profesionales pueden obtener apoyo a través de FIFPRO.